jueves, 8 de agosto de 2013

Publicaciones en medios Argentinos Julio/Agosto 2013







EN LO AFECTIVO Y LO MUSICAL

La "Vida" no siempre es color de Robi Rosa

El ex Menudo volvió a la carretera luego de afrontar un complicado problema de salud. Habla de todo, de su amigo Ricky Martin y de las grandes influencias argentinas en su trayectoria.


     BUENOS AIRES (Télam) -- El cantautor portorriqueño Robi Rosa, recuperado de un cáncer, y que acaba de editar el álbum Vida en el que repasa su obra a partir de una serie de llamativos duetos, confesó que figuras como "Bob Dylan, Camarón de la Isla, la Lupe, Luis Alberto Spinetta y Rubén Blades, me llevaron a meterme en la música".
     Ex Menudo, productor de los mejores discos de Ricky Martin, artista sumamente ecléctico capaz de mezclar el rock, la balada, el bolero, el merengue, el hip hop, la rumba y la bachata, Draco Rosa se ha transformado en un músico inclasificable para la industria.
     Consideró que Buenos Aires es junto a San Juan de Puerto Rico y Los Angeles, "uno de mis hogares tanto en lo afectivo como en lo musical".
     "En la Argentina viví muchos años maravillosos. En el 86 vinimos con Ricky y Charlie y el resto de Menudo para grabar la novela Por siempre amigos y entre grabaciones nos la pasábamos viajando por el país y conocí en directo todo el boom del rock argentino de los 80", recordó.
     En esa telenovela, que se emitió en 1986 por el Canal 11 estatal, trabajaron figuras como Pablo Rago, Adrián Suar, Gloria Carrá y varios más.
Fuerte influencia.
     "Spinetta me marcó mucho igual que Charly. Esa poesía, esa magia musical, todo ese delirio artístico eran muy fuertes para mí, que venía de un país casi sin tradición rockera y llegaba a la Argentina que tiene 50 años de rock", señaló.
     Rosa regresó en 1994 a nuestro país cuando lanzó uno de sus primeros discos solistas, Frío , donde se mostraba curioseando por el rock, el pop y la mezcla de ritmos folklóricos desde una impronta moderna.
     En ese viaje, Rosa se "rockerizó" aún más y contrató a varios de los músicos de Charly García (el bajista Fernando Lupano, el baterista Fernando Samalea y el guitarrista Tito Losavio) para darle una relectura a todo su material.
     Por entonces, Rosa había dejado Menudo, se había ido a vivir a Brasil, donde trabó amistad con Carlinhos Brown y luego regresó a Los Angeles donde formó el grupo Maggies Dream, que sonaba con los Red Hot Chilli Peppers, Jane`s Adiction, Faith No More y Fishbone.
     Con ellos recorrió el ambiente "under" californiano, grabó varios CD`s independientes, se dejó el pelo largo y bien negro, y se tatuó miles de símbolos de la mitología indígena.
     Hacia 1997 hizo Vagabundo , una obra controversial producida por Phil Manzanera, que ostentó una oscuridad y barroquismo rockero-latino increíble, ya que las letras estaban influenciadas por Arthur Rimbaud, Charles Badulaire y William Blake.
Por los amigos.
     Mientras tanto, Robi conocía las mieles del éxito componiendo hasta cinco hits para Ricky Martin, su "brother del alma", con quien tuvo una dura separación que recién se saldó en 2011.
     Ese mismo año a Rosa se le diagnosticó cáncer y linfoma no Hodgking, por lo que debió realizarse un autotrasplante de médula, que fue limpiada en un hospital de Los Angeles.
     Rosa reconoció que la placa Vida partió de un pronóstico agorero.
     "Cuando pasó lo del cáncer cancelé unos conciertos en México, fui a hacerme tratamientos en Texas durante seis semanas que me dejó súper flaco y sin pelo. Así que mi productor Angelo Medina me dijo: `mirá, las cosas no han ido bien, qué te parece si hacemos algo para dejar un legado, algo con los amigos'".
     Así surgió un repertorio con canciones de todos sus álbumes que lo unen en duetos con sus artistas preferidos como Rubén Blades, Juan Luis Guerra, Juanes, Shakira, Ricky Martin, Tego Calderón, Calle 13, José Feliciano, Enrique Bunbury y Andrés Calamaro, entre otros.
     "Tengo mis amigos, pero nunca le pido nada a nadie, no me gusta molestarlos. Así que cuando nació la idea, justo ellos empezaron a llamar que querían verme, saber de mí, y entre llamadas, mails y visitas se fue concretando todo".
     Consultado acerca del vínculo con Calamaro, confió que "no lo conocía, pero fue muy curioso porque él estaba en México con su novia y muy aburrido, y dio gracias a Dios por la llamada. Así que se montó en un avión a Los Angeles y destrozó el hotel (risas); fue un `classic Calamaro`",
subrayó.

Robi Rosa retoma el camino con los duetos de la "Vida"


El notable cantautor portorriqueño, recuperado de un cáncer, y que acaba de editar el álbum "Vida” en el que repasa su obra a partir de una serie de llamativos duetos, confesó que figuras como "Bob Dylan, Camarón de la Isla, la Lupe, Luis Alberto Spinetta y Rubén Blades, me llevaron a meterme en la música”.



 
Ex Menudo, productor de los mejores discos de Ricky Martin, artista sumamente ecléctico capaz de mezclar el rock, la balada, el bolero, el merengue, el hip hop, la rumba y la bachata, Draco Rosa se ha transformado en un músico inclasificable para la industria.
En una larga charla con Télam, Draco consideró que Buenos Aires es junto a San Juan de Puerto Rico y Los Angeles, "uno de mis hogares tanto en lo afectivo como en lo musical".

"En la Argentina viví muchos años maravillosos, en el 86 vinimos con Ricky y Charlie y el resto de Menudo para grabar la novela `Por siempre amigos` y entre grabaciones nos la pasábamos viajando por el país y conocí en directo todo el boom del rock argentino de los 80", recordó.

En esa telenovela, que se emitió en 1986 por el Canal 11 estatal, trabajaron figuras como Pablo Rago, Adrián Suar, Gloria Carrá y varios más.

"Spinetta me marcó mucho igual que Charly. Esa poesía, esa magia musical, todo ese delirio artístico eran muy fuertes para mí, que venía de un país casi sin tradición rokcera y llegaba a la Argentina que tiene 50 años de rock", señaló.

Rosa regresó en 1994 a la Argentina cuando lanzó uno de sus primeros discos solistas, "Frío", donde se mostraba curioseando por el rock, el pop, y la mezcla de ritmos folclóricos desde una impronta moderna.

En ese viaje, Rosa se “rockerizó” aún más y contrató a varios de los músicos de Charly García (el bajista Fernando Lupano, el baterista Fernando Samalea y el guitarrista Tito Losavio) para darle una relectura a todo su material.

Por entonces, Rosa había dejado Menudo, se había ido a vivir a Brasil, donde trabó amistad con Carlinhos Brown y luego regresó a Los Angeles donde formó el grupo Maggies Dream, que sonaba con los Red Hot Chilli Peppers, Jane`s Adiction, Faith No More y Fishbone.

Con ellos recorrió el ambiente “under” californiano, grabó varios CD`s independientes, se dejó el pelo largo y bien negro, y se tatuó miles de símbolos de la mitología indígena.

Hacia 1997 hizo “Vagabundo”, una obra controversial producida por Phil Manzanera, que ostentó una oscuridad y barroquismo rockero-latino increíble, ya que las letras estaban influenciadas por Arthur Rimbaud, Charles Badulaire y William Blake.

Mientras tanto, Robi conocía las mieles del éxito componiendo hasta cinco hits para Ricky Martin, su “brother del alma", con el que tuvo una dura separación que recién se saldó en 2011.

Ese mismo año a Rosa se le diagnosticó cáncer y linfoma no Hodgking, por lo que debió realizarse un autotrasplante de médula, que fue limpiada en un hospital de Los Angeles.

Rosa reconoció que la placa “Vida” partió de un pronóstico agorero, "cuando pasó lo del cáncer cancelé unos conciertos en México, fui a hacerme tratamientos en Texas durante seis semanas que me dejó  súper flaco y sin pelo. Así que mi productor Angelo Medina me dijo: - `mirá, las cosas no han ido bien, qué te parece si hacemos algo para dejar un legado, algo con los amigos`".

Así surgió un repertorio con canciones de todos sus álbumes que lo unen en duetos con sus artistas preferidos como Rubén Blades, Juan Luis Guerra, Juanes, Shakira, Ricky Martin, Tego Calderón, Calle 13, José Feliciano, Enrique Bunbury y Andrés Calamaro, entre otros.

Sobre la participación de tantos artistas, Rosa dijo: "tengo mis amigos, pero nunca le pido nada a nadie, no me gusta molestarlos. Así que cuando nació la idea, justo ellos empezaron a llamar que querían verme, saber de mí, y entre llamadas, mails y visitas se fue concretando todo”.

Consultado acerca del vínculo con Calamaro, confió que “no lo conocía, pero fue muy curioso porque él estaba en México con su novia y muy aburrido, y dio gracias a Dios por la llamada. Así que se montó en un avión a Los Angeles y destrozó el hotel (risas) fue un `classic Calamaro`".

La recuperación de Rosa sumó un llamado de sus amigos Blades y Guerra para realizar un concierto conjunto que tuvo tres escenarios: San Juan de Puerto Rico, Panamá y Santo Domingo.

Por último, el artista ratificó el rol fundamental de la música en su vida y sostuvo que “es el camino mío más allá de géneros, épocas o estilos”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada